Sobre la religión (I)

Una de las partes que compone el ego es la pertenencia a una religión (o el hecho de no pertenecer a ninguna). El ego entiende la religión como una forma de eternizar su existencia en el tiempo. Por ello debe defender esa parte especialmente, bien sea de forma pacífica (evangelizando a los que no comparten la mismo religión) o de forma violenta (sometiendo, matando o torturando a los que no comparten la misma religión). La mayoría de las grandes religiones organizadas están basadas en las enseñanzas de una persona que consiguió desidentificarse de su ego, un estado superior de conciencia, o algún tipo de iluminación. Pero estas enseñanzas, con el paso del tiempo, se han visto contaminadas por el efecto del ego de las personas que se consideran portadoras del mensaje del mesías. Se han añadido leyes, normas, rituales y otros artificios con el fin de obtener el control sobre los fieles a la religión, quienes se ven obligados a tener ciertas creencias y actitudes muchas veces perjudiciales para el propio individuo. Si atendemos a la etimología de la palabra ‘religión’, (aunque existen discrepancias al respecto) vemos que viene del latín religare, que significa ‘volver a unir’, lo cual significaría la búsqueda del regreso a la Unidad original. Dicha búsqueda se ve interferida (o incluso disuelta) en la religiones organizadas por multitud de normas, complicadas jerarquías y creencias impuestas por las autoridades de cada religión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s