Sobre la belleza (I)

En los niveles básicos de conciencia (en el que nos encontramos la mayoría de las personas), una de las principales identificaciones es con el cuerpo. El hecho de identificarnos con nuestro cuerpo conlleva el sufrimiento de ver como envejece, como pierde facultades y como se ve debilitado por las enfermedades. Pero además, comparamos continuamente nuestro cuerpo con el de las demás personas, con el fin de establecer una clasificación de nuestro cuerpo y definirlo dentro de uno de los estereotipos establecidos (alto, bajo, delgado, gordo, fuerte, débil, etc.). No todos los estereotipos están valorados por igual, sino que hay ciertas características que se consideran mejores que otras. Debido a nuestra identificación con el cuerpo, nos sentimos obligados a realizar  todo lo necesario para conseguir aquellas características deseables, y deshacerse de todas las que se consideran desagradables. El ‘modelo’ o canon de belleza varía de unas regiones a otras, y también se ha ido modificando a lo largo de la historia. Sin embargo hay ciertos factores comunes en todos los cánones de belleza, como por ejemplo, la simetría del cuerpo y de la cara, y la proporcionalidad entre cintura y cadera (pues esto es captado como un signo de mayor probabilidad de reproducción). La mayoría de atributos, en cambio, están impuestos por personas u organizaciones externas a nosotros, y poco tienen que ver con la salud del individuo ni con otras razones objetivas.
En la sociedad actual se presta una atención predominante a la imagen. Casi todos estamos fuertemente condicionados a buscar mejorar nuestra imagen. Esto puede causar, y de hecho lo causa en numerosas ocasiones, que aquellas personas cuyo cuerpo no se asemeja al canon de belleza establecido se sientan inferiores al resto. Este sentimiento de inferioridad puede incluso degenerar en depresiones u otras enfermedades psíquicas.  En el mejor de los casos, aquella persona que se siente inferior recurre a diferentes especialistas en materia estética,  para realizar modificaciones en sus aspecto con el fin de superar el sentimiento de inferioridad.

Anuncios

Un pensamiento en “Sobre la belleza (I)

  1. Srta.Marta

    es curioso… a veces, efectivamente, por no cumplir ese canon establecido en la sociedad en la que vivo me siento inferior, desplazada… a veces me doy cuenta de que la que más importancia le doy soy yo (aunque suele ser por “reveses” provenientes del exterior)… y a veces (¿a veces? lo creo firmemente, que coño!) a los que veo INFERIORES son a aquellos que me ven a mí inferior por ser estéticamente “incorrecta”…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s