Y llegó la primavera!

Si, estimados amigos y amigas, parecía que nunca iba a llegar pero al final ocurrió (y no me refiero a la partida que tuvimos de nds el sábado) ha empezado la primavera, aunque aún falte el golpe definitivo (el cambio de hora! ja ja ja)

Podría estar todo el rato escribiendo sobre lo fantástica que es la primavera, lo mucho que me gusta, el buen tiempo que hace o las ronchas que me salen por la alergia pero me centraré en otro aspecto, lo sugestionables que somos.

Si, nos guste o no, el ser humano en general es terriblemente sugestionable, somos victimas de nuestro alrededor. Es decir si te levantas y hace un tiempo genial estarás contento, si está nublado igual ya no tanto. Las condiciones externas influyen sobre nosotros, temperatura, olor, colores, música, etc…. si estas escuchando el réquiem de Mozart no estarás igual de animado que si oyes otros tipos de música.

Y otro aspecto importante sobre eso, nuestra tremenda identificación con nuestro cuerpo, es decir, si te duele algo, si estas enfermo o simplemente no has dormido bastante (o estás de resaca) tu carácter no será el mismo.

Así que todo este rollo (sin ningún rigor científico ni demostrable, solo fruto de mi experiencia) viene a que a partir de ahora empieza el calor, dejaremos las cazadoras y volverá la manga corta, las tardes se alargaran y la vegetación florecerá y renacerá, y todo volverá a ir bien, para mi la primavera es una actitud mental, y si no lo es, haré que sea, porque a partir de ahora todo irá bien!

190320090321

Pongo una foto que le he hecho a los tulipanes que me traje de Holanda, mirad que hermosos y esplendidos están, casi como su dueño

Anuncios

6 pensamientos en “Y llegó la primavera!

  1. elpoderdeunapalabra

    ¡Por favor que cambien la hora ya y acabe esta tortura que tenemos contigo! 😀
    Bonitos tulipanes.
    Ahora de nuevo invadiré el recuadrito de comentarios recientes por poner esta idiotez.En fín…
    ¡Primaverales saludos!

    Responder
  2. oficinista

    Si en verdad somos tan sugestionables…vamos a aprovecharnos!!! Aparte de escuchar música que eleve el estado de ánimo hay que cultivar los demás sentidos. Oler flores, césped, tostadas recién hechas y llevar encima un pequeño bote con un perfume que nos haga sentir bien. Vestir de manera que nos sintamos lo mas cómodos posible y aprendamos a darnos “autominimasajes”……

    Responder
  3. Como alargar tu pena Autor de la entrada

    Como estoy de un humor excelente haré caso omiso de cualquier comentario impertinente (cambio de hora, cambio de hora, cambio de horaaaaaaaaa!)
    Yo antes también pensaba en intentar tener siempre al máximo el estado de ánimo, pero me he dado cuenta que no es lo más adecuado. Siempre, siempre hay que buscar el equilibrio, un exceso de alegria al final te puede pasar factura. Puede parecer extraño, pero la vida tambien es estar triste o melancólico. El secreto está en estar en armonia, y por supuesto, cambio de hora, cambio de hora!

    Responder
  4. elpoderdeunapalabra

    Es cierto,hay que aceptar la tristeza y la duda con naturalidad,sin dramatizar,como una parte más de nosotros mismos.
    Ese contrapeso que nos ayuda a mantener el equilibrio al que te refieres.
    Estar siempre en un punto álgido sería realmente agotador,incluso fisiológicamente imposible.
    ¡Por favor que llegue el domingo y nos permitas descansar!
    Claro,que probablemente,después te dará por otro tema…

    PD:
    ¿Has visto que te he puesto cómo enlace? ;D
    Me parece que este blog,al igual que tus tulipanes,tiene un crecimiento muy satisfactorio.

    Responder
  5. Como alargar tu pena Autor de la entrada

    Y no es lo único que está creciendo! (eh, no seais malpensados) me refiero al ego!
    En fin, solo se me ocurren palabras de agradecimiento, y como veo que interesa el tema voy a ponerme ya manos a la obra para escribir una entrada sobre el cambio de hora!

    P.D. Vaya, no lo había pensado, a partir del domingo ¿con que daré la paliza? ¿vacaciones? ¿pascua? ¿alguna idea o sugerencia?

    Responder
  6. oficinista

    Bueno. Lo que pasa es que no hay que buscar la euforia. Yo me refería a buscar el equilibrio. La tristeza, la duda son naturales pero no por ello deseables. Aceptarlas si. Dejar que se apoderen de uno no. Luchar contra la tristeza no. Realizar pequeños actos par levantar el animo…definitivamente Sí

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s