La vida como un castillo de arena

Continuamos con la sección de metáforas, esta vez con un toque más poético. Somos todos niños a los que un fin de semana nuestros padres nos llevan a la playa y allí empezamos nuestro propósito, que es hacer un castillo de arena. Para algunos niños lo más importante es que su castillo sea grande y espectacular pero tienen tanta prisa en hacerlo que su base es inestable y en cualquier momento se puede caer. Otros se empeñan en que sea muy hermoso, lo adornan con conchas, pero por el peso de esas conchas acaban cayendo.

Algunos niños, cuando están a mitad de acabar su castillo, se dan cuenta de que ya no les gusta pero siguen igual, es demasiado esfuerzo volver a empezar, sin embargo otros son capaces de tirarlo y comenzar de cero, sin dejar de sonreír.

castillo-de-arena

No todos empiezan igual, algunos niños no pueden elegir donde empezar su castillo y les toca una parte difícil, sin apenas arena o lleno de piedras, para otros es lo contrario, y empiezan ya con la mejor arena, el mejor material e incluso ayuda de sus padres.

Muchos niños se creen que tienen toda la tarde por delante para acabar su castillo, pero vienen sus padres antes de tiempo y le dicen que hay que volver, sin poder acabar su obra. Y al final no importa como sea tu castillo si grande o pequeño, hermoso o feo, si te ha supuesto un trabajo fácil o difícil, no importa porque cuando caiga la tarde tus padres te recogerán para volver a casa, y allí solo quedará tu castillo, pero sabes que tarde o temprano se lo llevaran las olas, y al día siguiente será otro niño el que construya el suyo.

castillo-de-arena1

Anuncios

3 pensamientos en “La vida como un castillo de arena

  1. lacopadecirce

    Sí….se trata de no perder la sonrisa por mucho que el castillo se venga abajo y volver a empezar con la misma ilusión…porque de lo que se trata es de disfrutar del día de playa.
    Tierna metáfora.

    Responder
  2. Como alargar tu pena Autor de la entrada

    Por supuestísimo! El problema está en que a veces la vida parece una competición, a ver quien hace o quien tiene más, en este caso como si fuese un concurso de castillos, en el que solo puede ganar uno.
    Solo cuando mires tu castillo de arena, y no esperes nada de él, y no mires como son los de los demás, y te sientas orgulloso, no por como es sino por el trabajo que te ha costado hacerlo, igual entonces empieces a darte de cuenta de que va la vida. Y yo cada vez estoy más convencido de que la vida es como un día de sol en la playa!! 😀

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s