Pereza

Hoy voy a hablar de la pereza (paso de hablar de futbol o de los escasos resultados del torico). Según cuenta Matthieu Ricard en el libro “El arte de la meditación”:

“La pereza, que roza la indolencia y la falta de motivación, puede adoptar varias formas. La pereza ordinaria es el defecto de los que rechazan cualquier clase de esfuerzo. Su antídoto consiste en recordarse el valor de la existencia humana y de cada instante que pasa, y en contemplar las bondades que produce la transformación interior. Estas reflexiones permiten reavivar la inspiración y el entusiasmo.

Otra forma de pereza consiste en pensar: “¡Ca!, esto no es para mí, está más allá de mis posibilidades; prefiero no comprometerme”. En suma, renunciamos a participar en la carrera antes de haber atravesado la línea de salida. Para contrarrestar este obstáculo, estimemos en su justo valor el potencial de transformación que existe en nosotros, y contemplemos el fin de la existencia de un punto de vista más amplio.

Hay una tercera forma de pereza: la que consiste en no estar dispuesto a dedicarse a lo que uno sabe que es lo más importante y, en vez de ello, opta por despilfarrar el tiempo en actividades menores. Para remediarlo, debemos establecer una jerarquía en nuestras preocupaciones y recordar que tenemos el tiempo contado, mientras que las actividades ordinarias no tienen fin, como sucede con las olas del océano.”

Está muy bien lo que dice, pero es que con esta calor haber quien hace algo de provecho!

Blanco y negro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s