Poema de los átomos

Baila, como si nadie te estuviera mirando,

Ama, como si nunca te hubieran herido,

Canta, como si nadie te hubiera oído,

Trabaja, como si no necesitases dinero,

Vive, como si el cielo estuviese en la tierra.

 

¡Ven, ven, quienquiera que seas, ven!

Infiel, religioso o pagano, poco importa.

¡Nuestra caravana no es la de la desilusión!

¡Nuestra caravana es la de la esperanza!

¡Ven, aunque hayas roto mil veces tus promesas!

¡Ven, a pesar de todo, ven!

 

Hoy, como cualquier otro día, nos despertamos vacíos y asustados.

No abras la puerta del estudio y empieces a leer

Toma un instrumento musical.

Deja que la belleza de lo que amamos sea lo que hacemos.

Hay cientos de formas de arrodillarse y besar el suelo.

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207 – 1273)

baile

Anuncios

Relaciones, relaciones, relaciones

¿Que pensáis que podrían ser una de las mayores causas de felicidad y de alegría, pero también de conflicto y de malestar? No hace falta pensar mucho que ya lo he puesto en el título de la entrada  😀  pues si, relaciones. Hoy me centraré en las relaciones con los demás, que de la relación con uno mismo hay mucho para hablar y sé más bien poco (bueno, lo único es que soy experto en cosas “que no hacer”)

Tu vida gira en torno a los demás, ¡toma!, no te esperabas, ¿eh? Repito la frase por que es la base de esta entrada, tu vida gira en torno a los demás (pero como todo en la vida y sobretodo en este blog, no es ni del todo cierto ni del todo mentira). Como animales gregarios que somos necesitamos de nuestros congéneres, al principio era para sobrevivir, hasta ahí bien, el problema es cuando los necesitamos para ser felices (no confundir con la necesidad básica de sentirse aceptado por parte de un grupo).

Echemos un vistazo a todo esto de las redes sociales, whatsapp y demás, no es más ni menos la posibilidad de estar en contacto permanente con “la manada”, cosa que no veo mal mientras no haya dependencia, cosa que por desgracia cada vez hay más.

relaciones

Los demás forman una parte muy importante de nuestra vida, necesitamos sentirnos queridos y aceptados, que se sientan orgullosos de nosotros, dar una buena imagen, etc. mientras esto sea así estaremos bien, el problema es cuando no es así, y es que ni siquiera hace falta que sea verdad, solo con que nosotros creamos que no sea así es suficiente para amargarnos.

Un claro ejemplo es de la lotería ¿quién no ha fantaseado alguna vez que le toca la lotería o un premio de estos? ¿Qué es lo primero que imagina? Pues como se lo diría a sus seres queridos, la alegría que tendrían y todo eso, luego ya vendría lo material y en que se lo gastaría y que es lo que haría con tanto dinero, pero lo primero sería algo relacionado con la gente (darlo a la familia, ayudar a un amigo, donar una parte a su blog favorito 😉  )

Pues ahí queda eso, por muy grandes que sean tus éxitos o tus triunfos, si no tienes a nadie con quien compartirlos o festejarlos se quedaran en nada, y al revés, una pena compartida con alguien es menos pena  🙂

nos-conocemos

La frase de la semana

Ya se que son excusas pero es que entre que la web va realmente mal (y el problema es que no sé ni porque ni como solucionarlo) y las vacaciones de pascua (aunque mi vida en sí ya son unas vacaciones) esto ya no se actualiza, una lastima, pero bueno, no nos quejemos que siempre puede ser peor  😉

La frase de esta semana (si, recurro a las frases celebres cuando no se que poner en el blog  :D) dice así:

“Señor, dame fuerza para cambiar lo que puedo cambiar, la serenidad necesaria para aceptar lo que no puedo cambiar, y la sabiduría para distinguir entre ambas”.

Que es la misma de Reinhold Niebuhr “Señor, concédeme la serenidad de aceptar que hay cosas que no puedo cambiar, el valor de cambiar lo que pueda cambiarse y la sabiduría para distinguir la diferencia” (para que veáis que esto de las frases celebres en Internet no es muy riguroso).

¿Y a que viene esta frase? Pues eso, a que fluyáis y que si las cosas no salen como os gustaría no os desesperéis, ni más ni menos, animo y a seguir!

Mandala

La frase de la semana

Lo primero de todo es que la web está dando problemas últimamente ¿o solo es a mi? Tarda un montón de cargarse, y ahora no salen ni los comentarios ni las entradas recientes. No sé porque será pero (como pasa con la informática) esperemos que como vino se vaya…

La frase de esta semana la dijo Ralph Waldo Emerson muy acertadamente:

“Abandonar puede tener justificación, abandonarse no la tiene jamás”

Me viene a la cabeza lo abandonado que está el pobre blog, pero como dice la frase, lo importante es no rendirse con uno mismo. Cualquier proyecto que tengamos, dado el momento puede cambiar de rumbo o terminarse directamente, pero con nosotros no podemos permitirnos ese lujo. Podemos cambiar, repetir, empezar de nuevo, volver a intentarlo, pero lo que no podemos es abandonarnos, va en serio, nos va la vida en ello! 😉

enemigo exterior

 

Sin meta, sin provecho

astronauta 1 astronauta 2astronauta 3astronauta 4astronauta 5

¡Fantástico! ¿no?, pues ahora si tenéis tiempo y ganas mirad este videoclip, va sobre lo mismo

Ya no es tan fantástico ¿eh? Vamos a ver que es lo que falla y donde chirría, porque ni lo primero es tan bonito ni lo segundo tan horrible. Hora de ponerse el sombrero de pensar!  😀

En el primer caso nos están diciendo que si te esfuerzas mucho en algo, si pones todo tu empeño y dedicación acabarás consiguiendo cualquier cosa que te propongas. En el segundo caso (y este está más abierto a otras interpretaciones) nos cuenta que si sacrificas todo por una meta, aunque al final la consigas, acabarás siendo desgraciado sobretodo por lo que te has perdido en el camino. Por supuesto que el ejemplo es un extremo muy exagerado.

Así que ¿qué es mejor? ¿esforzarse al máximo por algo renunciando a las demás cosas o disfrutar de todo sin aspirar a conseguir nuestros sueños?  Según mi punto de vista, la respuesta es muy fácil, claro, ni lo uno ni lo otro. Ningún extremo es bueno y se pueden combinar las dos cosas.

Pero ahora es cuando introduzco un nuevo factor, “el desapego a los resultados” o cómo actuar sin esperar nada ni ningún fruto de nuestras acciones (en el Bhagavad Gita se pasan el libro hablando de esto, incluso en el budismo Zen lo llaman “Mushotoku”). ¿y en que consiste? Pues en eso mismo, en hacer las cosas sin esperar resultados, hacerlas porque hay que hacerlas, sin importar que es lo que pase.

Si os fijáis siempre tenemos motivos por los que actuar, siempre que hacemos algo esperamos una recompensa, aunque sea en forma de elogio o cumplido, pero siempre hay algo. Incluso cuando hacemos favores esperamos que nos lo agradezcan (e incluso que nos los devuelvan). ¿Y que pasa cuando hacemos algo y no obtenemos lo que esperamos? Pues que aparece el enfado y la frustración (si no ponte a trabajar y que al final de mes que te digan que no te pagan, vale, un ejemplo demasiado exagerado, pon algo ingenioso en el facebook y que nadie ponga me gusta). En cualquier cosa que hagamos esperaremos un resultado, si lo obtenemos bien, ha valido la pena el esfuerzo y la dedicación, si no, mal, que injusto es todo.

¿Se puede escapar de esto? Claro, poder se puede, pero no es fácil. Cuando te guste hacer algo, hazlo, pero sin esperar nada, sin aspirar a nada, que no te importe la meta ni los resultados, simplemente disfruta lo que hagas. El arte más genuino ha salido así. Las grandes mentes científicas han actuado así, ¿Cuántos grandes descubrimientos han sido inesperados?. Si tu estas centrado en lo que haces, disfrutándolo, sin esperar nada, al final llegaras lejos

Vaya, esto está pareciendo autoayuda, hacía tiempo que no me ponía a escribir, en fin, espero que haya quedado todo claro, y para acabar unas palabras del maestro zen Taisen Deshimaru “si cuando pintáis tenéis como meta hacer una obra maestra, vuestra pintura solo será mediocre. Si por el contrario estáis verdaderamente concentrados y sin meta, podéis crear una verdadera obra. La dimensión mas alta de la vida espiritual es mushotoku, sin meta, sin provecho”

mushotoku

 

Palabras

Hablamos demasiado. Deberíamos hablar menos y dibujar más. A mí, personalmente, me gustaría renunciar totalmente a la palabra y, como la naturaleza orgánica, comunicar cuando tenga que decir por medio de dibujos. Esa higuera, esa lombriz, ese capullo en el alféizar de mi ventana a la serena espera de su futuro, son firmas trascendentales. Una persona capaz de descifrar bien su significado podría dispensarse totalmente de la palabra escrita o hablada. Cuanto más pienso en ello, más me convenzo de que hay algo inútil, mediocre y hasta -siento la tentación de decirlo- afectado en la palabra. En cambio, ¡cómo impresiona la gravedad y el silencio de la Naturaleza, cuando se está cara a cara con ella, sin nada que nos distraiga, ante unas desnudas alturas o la desolación de unos viejos montes!

J. W. Goethe

Palabras

Cuento

El discipulo se reunió con su mentor espiritual para indagar algunos aspectos de la liberación y de aquellos que la alcanzan. Departieron durante horas. Por último, el discípulo le preguntó al maestro:

-¿Cómo es posible que un ser humano liberado pueda permanecer tan sereno a pesar de las terribles tragedias que padece la humanidad?

El mentor tomó entre las suyas las manos del perplejo discípulo, y le explicó:

-Tú estás durmiendo. Supóntelo. Sueñas que vas en un barco con otros pasajeros. De repente, el barco encalla y comienza a hundirse. Angustiado, te despiertas. Y la pregunta que yo te hago es: ¿Acaso te duermes rápidamente de nuevo para avisar a los personajes de tu sueño?

estoy muy bien

12 Pasos para simplificar tu vida

1. Ordena tu vida

Sentirás una gran oleada de inspiración cuando te deshagas de cosas que ya no son útiles en tu vida – así que mientras menos posesiones necesites asegurar, cuidar, desempolvar, organizar y mover, más próximo estarás de ser libre.

2. Elimina de tu agenda las actividades y obligaciones innecesarias e indeseables

Dile “no” a las exigencias excesivas, y no te sientas culpable de inyectar una dosis de tiempo libre a tu rutina diaria.

3. Asegúrate de que tu tiempo libre sea libre

Pasar una tarde leyendo o escribiendo cartas, viendo una película con un ser querido, cenar con los hijos o hacer ejercicio, es más inspirador que asistir a un evento en el que suelen abundar las conversaciones inútiles.

4. Saca tiempo para la meditación y el yoga

Saca por lo menos 20 minutos diarios, siéntate en silencio y establece un contacto consciente con dios

5. Regresa a la sencillez de la naturaleza

No hay nada que sea más inspirador que la naturaleza, camina o acampa en el bosque; nada en un río, lago o en el mar; siéntate frente a una fogata, monta a caballo o esquía en la nieve.

6. Marca distancia entre tú y tus críticos

Dales una bendición silenciosa a quienes andan buscando defectos o son amigos de las confrontaciones y apártate de su energía tan rápido como sea posible.

7. Saca un tiempo para tu salud

Recuerda que tu cuerpo es el templo sagrado donde vives durante esta vida, así que saca un poco de tiempo cada día y haz ejercicio

8. Juega, juega, juega

Simplificarás tu vida y te sentirás inspirado si aprendes a jugar en vez de trabajar toda tu vida.

9. Disminuye el ritmo

Cuando vayas en tu auto, disminuye la velocidad y relájate. desacelera tu forma de hablar, tus pensamientos y el ritmo frenético de todo lo que haces. dedica más tiempo a escuchar a los demás; sé consciente de tu inclinación a interrumpir y a dar por terminadas las conversaciones, y opta más bien por escuchar. detente y aprecia las estrellas en una noche despejada, o las formas de las nubes en un día gris. siéntate en un centro comercial y observa cómo todas las personas parecen ir deprisa y sin rumbo alguno.

10. Haz todo lo posible para evitar las deudas

Recuerda que estás intentando simplificar tu vida, así que no necesitas comprar objetos que la complicarán y la trastornarán. si no puedes adquirirlos, olvídate de ellos hasta que puedas hacerlo; al contraer deudas, sólo agregas más capas de ansiedad a tu vida.

11. Olvídate del valor efectivo

No te niegues a los placeres de la vida por razones monetarias; no determines tus compras por el hecho de obtener un descuento, y no te prives de sentir alegría porque no te hicieron una rebaja.

12. Acuérdate de tu espíritu

Si la vida te parece muy compleja, rápida, desordenada, frenética o difícil, acuérdate de tu propio espíritu. estás encaminado a la inspiración, un lugar sencillo y pacífico en donde estás en armonía con la sincronización perfecta de toda la creación. viaja mentalmente allí y detente con frecuencia para recordar lo que realmente quieres.

Wayne Dyer

Hipócritas